26 dic. 2015


Área de Investigaciones Históricas
Museo del Hombre Chaqueño Profesor Ertivio Acosta

El área de Investigaciones Históricas del Museo del Hombre Chaqueño, evoca en estos días un proceso, que tuvo como protagonistas a los pueblos originarios que defendían  desde hacía 350 años la tierra de sus ancestros.

Ya en el siglo III de nuestra era, los romanos celebraban el 25 de mayo como el día de nacimiento de Cristo. Luego esta tradición pasó a España y luego a América como producto de la conquista.

En el último tercio del siglo XIX, la Patagonia y el Chaco eran las únicas tierras que aún permanecían en poder de los pueblos indígenas. Pero los planes de expandir las fronteras agropecuarias generaron un proceso de conquista que en el Chaco alcanzó su punto culminante con la campaña del General Victorica en 1885.

Una serie de militares y científicos intentaron, en los momentos previos de la “misión civilizadora “de Victorica, penetrar por el Río Bermejo, para conocer su topografía, su profundidad y los moradores que poblaban sus alrededores. En función de esos planes, el Capitán Bigney (norteamericano), partió desde Villa Occidental, o ciudad de los cinco nombres, a principios de 1875 con un grupo reducido de tripulantes.  Cuando habían recorrido pocos kilómetros hacia el oeste se encontraron con la tribu del cacique Sinatqui o Cambá.

Mientras negociaba con ellos, sufrieron un sorpresivo  ataque por los hombres de Cambá, quienes luego de varias horas de lucha, hundieron el vapor y mataron a todos los integrantes de la guarnición.

El 25 de diciembre de 1875, partió desde la villa, asiento de las autoridades chaqueñas, el Gobernador Uriburu en el vapor General Viamonte, con un pelotón, cuya misión era “reprimir y castigar” a los grupos indígenas autores del hundimiento del vapor Río de las Piedras.

Al penetrar a las cercanías de la desembocadura del Bermejo, Uriburu alcanzó al grupo indígena. Sobre una barranca, y tras una tenaz lucha, el grupo indígena se replegó, dejando sobre el terreno treinta hombres muertos.

Un año después

Los hombres de armas que actuaban en el Chaco, no tenían tiempo de celebrar la navidad. Estaban en este territorio con otros propósitos.

Las condiciones objetivas quisieron que sea otro 25 de diciembre, esta vez del año 1876, que partiera desde la misma ciudad, una patrulla a cargo del Capitán de Marina Federico Spurr, con el propósito de recuperar al Rio de las Piedras, y otra embarcación menor que la había auxiliado. Penetró al Río Bermejo, a bordo del Viamonte y luego de combatir en varias oportunidades con los tobas, les asestó un golpe definitivo en Cabeza de Toba. Sin la presencia de la combativa tribu, se abocaron a reflotar la nave hundida y de ser posible los cadáveres de sus tripulantes.

Las dos embarcaciones fueron recuperadas con parte de la carga. Se desconoce el destino de los hombres del Capitán Bigney. El 17 de enero de 1877, Spurr y sus hombres arribaron a la ciudad de Corrientes. La Navidad había quedado atrás.



0 comentarios:

Publicar un comentario