16 ago. 2015


Por PPAMisiones

Hoy a las 20 Los Hermanos Britez presentan “Transitando”, junto a una gloria, una leyenda del género, Juan Carlos Jensen. También estarán Compañía de Arte de Luis Marinoni, el ex Imaguaré Bruno Mendoza y Paraná Canto.

Nacido en ese paraíso que bordea los Esteros de Santa Lucía, Mburucuyá, Juan Jensen, descendiente de dinamarqueses que tomaron como tierra pródiga al lugar, se hizo amante del chamamé, convirtiéndose en uno de los gran compositores poetas, arrancó componiendo para quién le ponía la música adecuada, Eustaquio “Papi” Miño y su conjunto. Enseguida fueron muy celebradas, bailadas y sentidas “Siempre se vuelve” y “Canto a mi bandoneón”, más tarde a “Poema a los 20”, “Versos mburucuyanos” y “Chacarero”.

Recorrieron con Miño los festivales más importantes, desde el Nacional del Chamamé, hasta el más grande del país, Cosquín, también el nuestro, el que se desarrolla en el Anfiteatro Manuel Ramírez  y siempre el que se hace en su casa, Mburucuyá, el del “Chamamé auténtico”, que se destaca por un tradicionalismo acérrimo, está en su comisión directiva, y su sabiduría sobre el género estrella del Litoral lo ha llevado a ser docente en la Universidad Nacional del Nordeste, en la “Cátedra libre sobre chamamé”. Es uno de los pilares correntinos, como lo fueron y son Salvador Miqueri, Mario Boffil, Antonio Niz, entre muchos otros.

Esa historia pura del chamamé se presentará junto a otro personaje legendario, el ex Imaguaré Bruno Mendoza, este domingo en el auditorium Montoya, desde las 20, para reunirse con La Compañía de Arte, el deslumbrante elenco de danza dirigido por Luis Marinoni, y acompañar a Los Hermanos Britez en la presentación de su tercer disco, “Transitando”, el sucesor de “Anhelos” y “Tras los pasos”.

Los músicos correntinos son parte del nuevo disco, en el que Alan y Nazareno muestran una evolución que sorprende muy gratamente.

“Tenemos el honor de unir generaciones chamameseras, imagine que nací en el ’46 del 1900, estos pibes no superan los 20 años, ya no son promesa, sino una realidad por el enorme futuro que tienen. También aprovecharemos para encontrarnos con grandes amigos que hemos hecho en la Tierra Colorada”.

Desde sus pagos, en el corazón de Corrientes, nombra a Joselo Schuap, a los integrantes del grupo Ñanderetá, algunos que no están como Blasito Martínez Riera y Chaloy Jara,  a los “Hermanos Nuñez, el Juan y el Chavo, esos dos son dos aviones que ya están en todo el país, y Alan y Nazareno están haciendo la misma, porque yo a los Nuñez los sigo desde que eran chiquitos, y los cuatro tienen dos grandes padres y madres detrás, la gran familia que los sigue y apoya en sus ilusiones musicales, con ese apoyo detrás no tenés como equivocarte”.

“Vengo del mismo pueblo de Salvador Miqueri – manifestó muchas veces-  Viví hasta los seis años en la Estancia Santa Teresa.  El paisaje de ese lugar me fue invadiendo y me hizo sensible.  Desde esa mirada le escribí cosas a mi pueblo, a su gente, al paisaje”.  Todo eso y mucho más invadirá al teatro posadeño de calle Ayacucho, para una celebración en la que la música y la danza se confabularán para ser alfombra roja a las nuevas generaciones del chamamé.

0 comentarios:

Publicar un comentario