19 ago. 2015


De un invierno tibio que hasta se confunde con una eterna primavera, la joven voz de Florencia de Pompert se trasladó hasta el frío sur argentino para ofrecer sus canciones. Lo hizo en el marco del Festival del Fin del Mundo que tiene, como objetivo, acercar a los litoraleños de Ushuaia un pedacito de su cultura, un momento junto a sus raíces, sus canciones y sus sonidos que los acercan incluso a su gente, sus lugares y sus aromas.

De esta manera, los acordes chamameceros llegaron hasta el sur argentino donde la joven correntina interpretó temas como Bailar de esa manera de Teresa Parodi y Enrique Llopis–tema que se encuentra en su disco Buscándote-; como así también Añoranzas de Salvador Miqueri y Eustaquio Vera. A estos temas le siguieron Correntina de Ley de Fermín Fierro y después de eso sus músicos interpretaron un tema instrumental titulado La ratonera; lo que le permitió a la artista acercarse y bailar con el público. Un momento que para Florencia fue más que mágico porque “me permitió sentir el calor de la gente. Cientos de litoraleños dispuestos a disfrutar de nuestra música y acercarse, a través de ella, a su propia tierra”, dijo Florencia de Pompert. Una vez finalizado este momento ofreció temas como Así se baila el chamamé, Lucerito Alba y Puerto Tirol.

En esta oportunidad, la joven correntina estuvo acompañada, como siempre, por Gabriel Soto –su compañero de años sobre los escenarios-; como así también por Carlos Alfonso en el acordeón. “Carlos es un muchacho de mi pueblo pero que desde hace muchos años está radicado en Ushuaia y en esta oportunidad fue mi compañero de escenario, otro de los momentos muy lindos”, aclaró la artista que también estuvo acompañada por Ramiro Portillo en guitarra y Rodrigo Portillo en el bajo.

Según comentó Florencia fue una experiencia más que importante porque “sentí que a través de las canciones que ofrecimos le dimos la oportunidad a todas estas personas que llevan años lejos de su tierra natal, de acercarse a ella. Y eso lo visualizábamos porque cantaban los temas, acompañaban con sus palmas y sobre todo por el cariño que nos ofrecieron cuando bajamos del escenario. Fue muy gratificante”, dijo.

Cabe destacar que el público que se acercó hasta polideportivo de la Escuela Nº15 que está en el barrio San Vicente de Paul eran oriundos no sólo de Corrientes sino de Misiones, Formosa, Chaco, Entre Ríos, de todo el litoral argentino.

La Nación Chamamecera, lema con que se presenta la edición 2016 de la Fiesta Nacional del Chamamé, se hizo presente en este escenario y lo hizo con un concepto que unifica al país y que por ende, incluye al pueblo y a los músicos de Usuahia.

Y esto tiene que ver con el hecho de que esta provincia -la más austral del país-; alberga a un número más que importante de correntinos y chaqueños que eligieron esta fría tierra para forjarse un futuro y ver crecer a sus hijos. El festival nació de esa inevitable necesidad de contención para aquellos que sienten el peso de la nostalgia y que a través de la música, encuentran una manera de acercarse a sus lugares, a sus perfumes y a sus seres queridos a quienes en mucho de los casos, no ven desde hace tiempo.

“Después de mucho soñar, y con el apoyo de muchos amigos chamameceros, desde el año pasado se lleva a cabo el festival de chamamé en el lugar más alejado geográficamente pero cercano a través de la danza y la música”, refirió Portillo.

De la partida también fueron músicos de la talla deCoquimarola y su conjunto, el recitador TotoSemhan, Pablo Bentos y JoseloSchuap, acompañando con una travesía desde Irigoyen, Misiones, hasta Ushuaia en su popular colectivo “Dino” junto a sus músicos. También se sumó la cantante Alejandra Sosa y el conocido humorista “Gurí” Molinas y Raúl Baéz quien fue el encargado de llevar adelante la presentación de la fiesta, entre otros.

0 comentarios:

Publicar un comentario