17 jul. 2015


Por Lola Cajal

Tres historias de ausencias, dolores y una voz en off que continúa resonando en mi cabeza. Tres cortos en primera persona y desde la fila cuatro.

Como casi todos los días, el jueves por la noche lloviznaba finito y hacía todo el frío que mis manos podían soportar. Caminé hasta el cine Espacio Incaa que funciona en un antiguo teatro de la ciudad y para mi sorpresa, la gente invadía completamente la vereda del lugar.

Paraguas, gorros de colores, camperones y mucha bufanda. Una muchedumbre de jóvenes, y no tan jóvenes esperaba para ingresar a la sala para vivir lo que serían las proyecciones de la Competencia Internacional que proyectaría films de Chile, Serbia y Nepal.

Tres cortometrajes bien pensados, con matices de imágenes y silencios que mantenían al espectador continuamente atento al próximo segundo.



Trapos al sol- Chile

Trapos al sol cuenta la historia de una chica que viaja a un pueblito chileno en busca de su padre. Luciana, el personaje principal que se apropia de la cámara en todo momento, con su pelo despeinado y su ropa gigante, se choca con la peor de las realidades. Una ausencia representada por la inmensidad del mar y una búsqueda que, seguramente continuará eternamente. Un film que abre todas esas preguntas sin respuestas que te marcan para toda la vida.

Arte y fotografía, impecables y bien cuidadas.



Kafal Payko- Nepal


Dos hermanos y una vaca. El pedido de un mandado de su madre, la enseñanza de un abuelo medio gurú que los encuentra en medio del camino. La primera imagen es estática, violenta y te sumerge dentro de las costumbres nepaleses en 20 segundos. La familia comiendo en el piso, con la mano, las vestimentas típicas de una civilización milenaria y las creencias hermosas de que todo regresa.

La vaca, casi protagonista, casi una moraleja dentro de otra historia de abandono. La vaca como excusa de la partida de una madre que se va y abandona a sus hijos al cuidado de un abuelo moribundo.

Triste y con imágenes reflexivas constantes.



Goran- Serbia

Voces en off y una cámara que simula estar en mano. Preguntas y respuestas. Dos voces participantes. Las respuestas son representadas por imágenes. La música sigue el ritmo apurado del film durante los 10 minutos.

La mirada especial de Gorán, y sus planteos desde la forma de vida que le tocó vivir sirven como disparador de si quienes somos "normales", realmente sabemos de qué se trata disfrutar de la vida.

"¿Cómo me pensás que terminaría?", la pregunta final de la voz en off al protagonista. "Terminaría con los que quiero, yo feliz y bailando", la respuesta.

Arte y fotografía. La disposición de los personajes dentro de las escenas, uno a uno a medida que son nombrados, súper bien pensadas. Rápido, emocionante y profundo.

Me encantó.



Competencia internacional del viernes
Hoy, van a proyectar desde las 21 y hasta las 22, los siguientes cortometrajes para la votación del público:

-La Reina - Documental - Argentina -

-Zimbo - Animación - México -

-Un lugar mejor - Ficción - España -

-Joaquim Bralhador - Brasil -

0 comentarios:

Publicar un comentario