22 jul. 2015


El pianista Ernesto Amstein y el contrabajista Gabriel Domenicucci comparten un pasado entre bardas y viento sureño: la ciudad de General Roca en Río Negro los vio desparramar música y talento por esas latitudes en el pasado. Y hoy, como dúo, comparten un proyecto, el disco jazzero “El ombligo de un sueño”. “Es una especie de foto del trabajo que venimos haciendo. Es una instantánea”, define Amstein sobre el trabajo del dúo. “Es un disco íntimo”, agrega Domenicucci.  En diálogo con Diorama los músicos charlaron sobre este material que acaba de editarse.

¿Cómo caracterizan el estilo y el abordaje del disco?

E.A.: ¡Ay! La pregunta del estilo... en principio, es un disco de jazz. Es decir que la improvisación y el diálogo son elementos claves. Es un dúo de piano y contrabajo, por lo que la atmósfera general es bastante intimista. Quisimos capturar lo que venía sucediendo en las juntadas. Por eso decidimos grabarlo en el mismo lugar donde ensayamos, intentando que el sonido fuera lo más natural posible. Por suerte, encontramos en Alejandro Spinelli, -quien mezcló y masterizó el disco- la tercera pata del proyecto. Él entendió desde el principio cuál era la dirección que habíamos tomado a nivel sonido e hizo un gran trabajo.

¿Cómo surgen las composiciones propias que incluyen en el material?

G.D: Escribir música e interpretarla es a lo que más me he dedicado en los últimos años. Estudiar con Enrique Norris me ha dado un gran impulso en ese sentido. Se ha vuelto una práctica más cotidiana, menos solemne. Se trata de escribir ideas y ponerlas a prueba en los ensayos. Ernesto ha dejado mucho lugar para que eso ocurra y siempre ha aportado ideas y arreglos sin las cuales el disco no habría sido posible.

Hay dos piezas que no son propias. ¿Por qué las eligieron?

E.A: Si bien el repertorio siempre fueron en su mayoría temas originales de Gabriel, tocar música ajena siempre nos dio mucho placer. Es como encontrarse en un territorio neutral. El preludio de Chopin nos gustó desde siempre y nos pareció una manera fresca de acercarnos a una tradición que los dos respetamos y frecuentamos. El hecho de interpretar a Chopin en un piano Rhodes puede sonar a herejía para algunos, pero al final del día, el sonido es lo único que importa. Lennies Pennies, por otro lado, es una composición de Lennie Tristano, un gigante del piano de jazz moderno. Es como un estudio sobre otro standard, Pennies From Heaven. Pero con líneas melódicas asimétricas y muy sinuosas. Fue un desafío grabarlo a dúo y nos pareció súper divertido.

¿Qué rol juega la improvisación en este disco?

G.D: Como decía Ernesto, la improvisación y el diálogo son elementos claves en el disco y en nuestra búsqueda musical y estética. Hemos dedicado muchos años a la investigación del lenguaje del jazz y eso nos marca como improvisadores. Aun cuando haya piezas no improvisadas, como el “Epílogo”,  la aproximación y el abordaje son conceptualmente jazzeros.

¿Qué preparan para las presentaciones en vivo? ¿Qué expectativas tienen?

E.A: supongo que el abordaje hacia algunos temas puede cambiar un poco. Si pensamos que las sesiones del disco son de diciembre del año pasado. Parece poco tiempo, pero creo que uno no es el mismo durante más de quince minutos. Por supuesto que van a estar todas las composiciones del disco y se le sumarán temas que venimos tocando desde antes o que empezamos a tocar después de grabar.

¿Cómo ven la escena del jazz en Argentina?

G.D: La escena que más conocemos y frecuentamos es la de Capital Federal y la de Río Negro y Neuquén. De estos últimos lugares han surgido músicos de un gran nivel como Andrés Fuhr, Lucio Balduini, Jesús Fernández y Leo Álvarez.  En Capital la escena sigue creciendo de la mano de grandes maestros, de la energía de los que comienzan, de los festivales y del pulso improvisatorio que parece no cesar.



El ombligo de un sueño

“Pretos”, “Distancia”, “El ombligo de un sueño”, “El árbol”, “Preludio en Do Menor op. 28 n° 20”, “Lennies Pennies” y “Epílogo (para una historia breve)”, son las piezas que conforman el material.

El disco fue grabado en el Estudio "Mínimo", en Buenos Aires, en Noviembre de 2014 y mezclado en el Estudio "Chufitlandia" por Alejandro Spinelli.

Puede adquirirse en
-Club del disco: http://www.clubdeldisco.com
-Bandcamp: https://amsteindomenicucci.bandcamp.com/releases



0 comentarios:

Publicar un comentario