2 jun. 2015


Con su disco Sensaciones –con el que logró una nominación junto a Antonio Tarragó Ros y el Chango Spasiuk en los premios Gardel; que en 2015 incorporó el rubro chamamé-; el referente tarragosero por excelencia, Juancito Güenaga se presentará por primera vez en el Teatro Juan de Vera y lo hará después de 47 años de trayectoria. El espectáculo se realizará el jueves 18 de junio a las 21,30 en el marco del ciclo Los consagrados que el coliseo realizará una vez al mes. Los próximos nombres son los de Paquito Aranda, Bruno Mendoza y Coquimarola.

Para el curuzucuateño, esta presencia en el Teatro Vera es más que importante. Consciente de su estilo festivalero que invita a bailar y a disfrutar del chamamé en la pista de baile, Juancito Güenaga decidió que era hora de subir al escenario del Teatro Vera y ofrecer un espectáculo para escuchar.

El artista que en poco tiempo celebrará las bodas de oro con la música, pese a los años que lleva de carrera aún recuerda sus primeros pasos en ella-. Según comentó, todo inició como para muchos artistas; de manera prácticamente casual. Hijo de una familia de ganaderos, un día como cualquier otro se encontró con un acordeón en su casa. No se trató de un regalo ni mucho menos porque “la música no era que en mi familia se considerara como parte de nuestro futuro”, dijo con su amplia sonrisa.

Fue un safrero quien la dejó allí. Cuando llegó el momento de partir hacia otra tierra para continuar con su vida de trabajador, no tenía como pagar el pasaje y “antes se estilaba el empeño de las cosas. Fue así como este hombre le llevó el acordeón a Juan Güenaga y se la dejó hasta que pudiera volver a recuperarla pero; nunca más lo hizo”, explicó el artista.-

Así fue como, en la soledad de su amor por la música y sin que su padre lo supiera, comenzó a tocar el acordeón. En la escuela tuvo la oportunidad de armar su primer conjunto y, en el aniversario de oro del establecimiento educativo, lo hicieron subir al escenario. Lo que él no sabía era que su padre iba a estar entre el público. “Éramos el único conjunto y la gente nos aplaudía asique no le quedó otra que aplaudir”, dijo el hombre que hoy lleva 47 años recorriendo escenarios y que compartió 8 años de su vida con el maestro Tarragó Ros.

A los 20 años, de la mano de Estigarribia, Juancito Güenaga tuvo su oportunidad de conocer al maestro. “Compartí ocho años con él y la verdad es que aprendí mucho porque, convengamos que al principio no tocaba bien. Aprendí solo y hacía lo que podía pero creo que él vio mucha osadía en mí y me permitió estar a su lado”, dijo con total humildad. De hecho, en varios escenarios, lo invitada a tocar con él y le cedía su propio acordeón. “Aún recuerdo como ponía las manos en la cintura, me invitaba a subir y así se quedaba hasta que terminaba de tocar”, dijo. Y hasta el día de hoy recuerda una frase que siempre repetía Tarragó Ros. “No importa si hablan bien o mal de vos, lo importante es que hablen”, le decía siempre.

Más allá de su mejor maestro fue su amigo y además, el hombre que sembró en él su pasión por este estilo festivalero que identifica hasta el día de hoy a su conjunto. “A mi siempre me gustó el chamamé y cuando lo conocí al maestro decidí que quería seguir este estilo y así lo hice”, explicó.

El 18 de junio será el primer espectáculo que, después de 47 años de trayectoria y de haber recorrido los mejores escenarios festivaleros del país, Juancito Güenaga realice de manera individual en el Teatro Juan de Vera. “Estuve en otras oportunidades pero siempre invitado por alguien más como por ejemplo Las Hermanas Vera o por Roque Espíndola en un aniversario de su programa”, recordó. Pero, en esta oportunidad no sólo subirá al escenario del coliseo mayor sino que lo hará de la mano de dos grandes amigos como son Juan Carlos Jensen y Matías González, el tradicional bandoneón de Trébol de Ases.

Además, lo acompañarán sus compañeros de rutas musiqueras como Luis Cabrera (acordeón), Roque Cabrera (contrabajo, canto y glosas), Julián Molina (guitarra y canto), Fredy Benítez (guitarra, canto y sapucay) y Tony Gamarra (glosas)

“Es cierto que estuve en muchos escenarios pero, el Teatro Vera es diferente. Es todo un desafío porque nuestro estilo es festivalero pero, también tenemos fe en que los amantes de nuestra música la elijan en esta oportunidad”, dijo el hombre que lleva más de 30 años acompañado en esta pasión por Nélida Rosa Grela con quien tuvo la oportunidad de vivir la paternidad. Su hija, María de los Ángeles no sólo fue Reina de la Fiesta Nacional del Chamamé sino que, por su capacidad para transmitir la música popular correntina y su pasión por su historia y su legado, fue elegida como Embajadora del Chamamé.

Si bien el artista y su conjunto presentarán en esta oportunidad su último trabajo discográfico, Sensacional, también harán un recorrido por los temas más tradicionales de su historia. No pueden presentar todos teniendo en cuenta que llevan más de 30 discos grabados pero; harán una selección de los mejores temas del repertorio para esta velada de gala del chamamé en el Teatro Vera. Velada que se realizará en el marco  del Ciclo de Los Consagrados que el Instituto de Cultura de la Provincia implementó para homenajear a los grandes artistas del chamamé.


0 comentarios:

Publicar un comentario