8 sept. 2014


Aquel viernes 6 de septiembre de 1985, el Estadio Club Sportivo Juventus fue sede de la Primera Fiesta Nacional del Chamamé. Este sábado 6 de septiembre se cumplieron 29 años de aquel evento que marcó un punto de partida para que hoy esta celebración popular de los correntinos se transforme en uno los principales festivales folclóricos del país, y mayor del género en el mundo.

El Gobierno de la Provincia, a través del Instituto de Cultura de Corrientes, recuerda esta fecha con especial interés porque representó la piedra basal para darle al chamamé el lugar que merece. “Lo que siguió fue un largo y sacrificado camino que ahora nos ubica en el umbral a la edición de plata de esta Fiesta Nacional del Chamamé, tan cara a los sentimientos del ser correntino y del corazón latinoamericano”, resaltó el titular del Instituto de Cultura de Corrientes, Arq. Gabriel Romero.

Es válido recordar que, a través de la Resolución Nº281 del 22 de mayo de 1985, la Secretaría de Comercio Exterior de la Nación declaró a Corrientes sede de la Fiesta Nacional del Chamamé, y que con ese sello asegurado, la organización del evento tomó varios meses y el esfuerzo gubernamental y de actores culturales íntimamente vinculados con la música, hasta llegar al día fijado. Fue entonces que la inconfundible voz de Juan Carlos Cosarinsky estrenó su emblemático grito de apertura “Corrientes, Capital Nacional del Chamamé”.

Durante tres jornadas subieron al escenario de Club Juventus las principales figuras chamameceras del momento. Más de 25 conjuntos actuaron cada una de las veladas. El público pagó su entrada para disfrutar del espectáculo a un costo de un austral con setenta centavos, y los que eligieron platea abonaron cuatro australes.

Entre los patriarcas del chamamé que actuaron esas noches se encuentran: Isaco Abitbol, los Hermanitos Sena, Rosendo y Ofelia, Niní y Rudy Flores, Mateo Villalba y su trío; María Ofelia, Los Hermanos Barrios, Teresa Parodi, las Hermanas Vera, Flores-Miqueri, Mario Bofill, Paquito Aranda. También otros de la talla del Dúo Vera-Monzón, Blas Martínez Riera, Eustaquio Miño (hijo), Coquimarola, Verón-Palacios, Los De Imaguaré, Ramona Galarza, Cuarteto Santa Ana, Raúl Barboza, Antonio Tarragó Ros, Pocho Roch, y tantos otros. Muchos de ellos aún brillan cada año en la catedral chamamecera: el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola.

La organización de esta primera edición estuvo a cargo de la Dirección de Turismo provincial, en ese momento dirigida por Julio Traynor. Tres noches mágicas que marcaron un puntapié inicial fundamental para que en la actualidad la Fiesta Nacional del Chamamé cuente con un escenario indiscutido que congrega los calurosos días de enero a las principales figuras del género, consagradas y en ascenso, y además se haya convertido en uno de los eventos más convocantes y identitarios del país. Una realidad que es posible gracias al esfuerzo de músicos, público y la decisión política de apostar a esta celebración de todos que en 2015 llegará a su edición 25.

0 comentarios:

Publicar un comentario