18 jul. 2014


Este sábado Sala 88 comenzará a festejar su aniversario 29 con la presentación del colombiano Joel Sánchez -que volvió para dictar un curso- con su espectáculo Argentinos del Caribe. Además mañana domingo se presenterá el sureño Gerardo Schwartzman. Las entradas se pueden reservar al 3624383115 o al 4445570- o comprar el día de la función.

El sábado a las 21.30 el Joel Sánchez mostrará el espectáculo sobre la insoportable levedad del ser… cubano. La oba es una comedia unipersonal de humor de pensamiento. El texto y la actuación son del propio Joel; articula reflexiones sobre la cubanidad, la argentinidad y el hecho de idiosincrasias que están tan seguras de sí mismas que llegan a parecer petulantes y sin embargo; lo son.

El humorista cubano se considera muy influenciado por anécdotas de pescadores del Caribe y hombre de puertos, por literatura exquisita de Lezama y Borges, por la impronta de Macedonio Fernández y Onelio Jorge Cardoso. “A los cubanos en toda Latinoamérica nos dicen “Los argentinos del Caribe”… ya quisieran los argentinos ser como nosotros… en el Beisbol”, cuenta y explica que lo único que no se permite este espectáculo es el humor fácil y trillado, “somos demasiado argentino-cubano para eso”.

Domingo
El domingo, día del aniversario de la cooperativa, a las 21, se presenta Gerardo Schwartzman con la oba Medieval Times, sobre un cuento de Fontanarrosa. “Un texto desopilante, una mirada crítica, ácida hacia nuestro adentro”, dice el acto sobre la propuesta.

Medieval Times cuenta sobre la década del noventa, cuando Argentina vivió uno de los momentos más oscuros en lo que a valores humanos respecta. “Entre los tantos y talentosos observadores que vivieron esa época se encuentra Fontanarrosa, quien desde esa fantástica pluma que lo caracterizó, plasmó una de sus obras más brillantes y desopilantes de las que se tenga registro”, dice Schwartzman.

La oba trata sobre una clase media de nuestra sociedad que, como salvación, como último recurso, tanto desde lo económico como desde lo afectivo, resuelve viajar a Estados Unidos a efectivizar el negocio de su vida. Es el comienzo de un periplo que lo llevará a uno de los sitios más denigrantes de los que él tenga memoria. Como se sabe, Fontanarrosa no escribía teatro, sí que sus textos tienen la particularidad de poder ser llevados a escena con cierta frecuencia; no es el caso de Medieval Times, que no tiene otras puestas, más allá de ésta que presenta desde hace años Gerardo Schwartzman.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué buen trabajo el de Sala 88. Gracias!

Publicar un comentario