23 jun. 2014



“¡Qué juego extraño ese de los Guaraníes! Lo insólito y curioso, lo que llamaba la atención, era que jugaban pelota no con las manos, como los españoles y portugueses, sino con los pies”. El juego de la pelota con los pies, al que se denominó luego fútbol, nace con los pies de los indígenas guaraníes ya en épocas precolombinas y mucho antes que en Inglaterra y en toda Europa, donde dicho juego era desconocido en ese tiempo, afirma el antropólogo y lingüista Bartomeu Meliá, uno de los investigadores más destacados de América, quien en pleno Mundial, junto a otros reconocidos intelectuales, le meten un gol a la historia del fútbol.

Meliá, sacerdote jesuita, nos recibe en medio de una montaña de libros en su oficina de Asunción y dice con humor: “Hace sesenta años vivo en Paraguay y aún sigo vivo”. Es uno de los más prolíficos e importantes investigadores de la historia y cultura guaraní. “Los registros lo confirman –asegura-, fueron los Guaraníes del Paraguay los inventores del fútbol”. Frente a su computadora, hojea el libro Platón y los Guaraníes, del padre José Manuel Peramás.

Relató que la publicación del Vaticano L´Osservatore Romano basó en su artículo e investigaciones la afirmación de que el fútbol fue inventado por los Guaraníes.

Bartomeu Meliá indicó que “desde 1639 está documentado que hay entre los Guaraníes un juego de pelota con el pie, palabras que no se inventaron en ese momento sino que remontan a usos prehistóricos: el padre Antonio Ruiz de Montoya en su Tesoro de la lengua guaraní, impreso en Madrid en 1639, habla ya de las pelotas de juego y de qué material se hacían”.

En 1777 tenemos una descripción del fútbol guaraní, deporte dominguero por excelencia en las plazas de los pueblos misioneros, pero juego todavía desconocido e inédito en las naciones europeas. Y en 1793 tenemos otra descripción semejante, incluso más expresiva y viva.

“¿Deberían ser reconocidos los Guaraníes como los inventores del fútbol, es decir, del juego de pelota con el pie, con reglas y faltas, con ganadores y perdedores?”, se pregunta Meliá y responde: “Yo creo que sí”. Y lo fundamenta:

“Se pueden recordar algunos datos. Lo que hoy conocemos como fútbol se empezó a jugar en los colegios ingleses a partir del siglo diecisiete, pero la primera reglamentación sería la de Cambridge en 1846 y la primera Football Association (FA), de Londres, solo apareció en 1863. La FIFA se creó en París en 1904. Todas, pues, fechas más recientes que las que documentan el fútbol de los Guaraníes.

A fines del siglo dieciocho en Italia, España, Portugal, Francia, nadie conocía todavía ese deporte, y fueron los misioneros jesuitas los que lo hicieron conocer como novedad y curiosidad increíble. “Sí, los Guaraníes jugaban un juego de pelota con los pies. Lo describe el padre jesuita José Cardiel, en el libro Las misiones del Paraguay” (Madrid, Historia 16, 1989, p. 135):

“Después de la misa se reparten la faenas de toda la semana, y se van a comer y a jugar a la pelota, que es casi su único juego. Pero no la juegan como los españoles: no la tiran y revuelven con la mano. Al sacar, tiran la pelota un poco en alto, y la arrojan con el empeine del pie del mismo modo que nosotros con la mano. Y al volverla, los contrarios lo hacen también con el pie; lo demás es falta. Su pelota es de cierta goma, que salta mucho más que nuestras pelotas. Júntanse muchos a este juego y ponen sus apuestas de una y otra parte...”

Meliá pone otro dato como argumento: el manuscrito original del padre Cardiel es del año 1771, cuando ya estaba exiliado en Italia y recordaba con nostalgia a sus queridos Guaraníes y sus pueblos, a los que había dedicado buena parte de su vida.

Por mi parte, me aventuro a dar una versión en guaraní, dice Meliá, hecha con la ayuda de la doctora Angélica Otazú, con palabras de uso común en tiempo de las Misiones Jesuíticas, pero que el paraguayo de hoy ha de entender fácilmente.

“Oñembosarái hikuái avei manga atã mangaysy guiguápe, opopo, ivevúi ha ipya'évape, ha oñemombo rire, opopo popónte gueteri ohóvo yvate yvateve ijeheguíntema, opyta'ỹre ha opytu'u'ỹre. Guarani kuéra noñembosaráiri mangáre ipópe ojapo háicha español kuéra; ha’e kuéra katu pynandi ombojevyjevy ipy apépe omombóvo, tagẽ pópe ojavy’ỹre omondo haguã itépe”.

“Los Guaraníes jugaban también a la pelota, una pelota de goma compacta, tan botadora y ligera, que recibido un primer impulso, sigue dando botes por mucho tiempo sin pararse y sin conocer pausa ni descanso, repitiendo al caer por su propio peso los grande saltos. Los Guaraníes no juegan a la pelota como nosotros con la mano, sino que la envían y la vuelven a recibir con la parte superior del pie descalzo con gran rapidez y mucha destreza” (José Manuel Peramás, Platón y los Guaraníes. Asunción, CEPAG, 2004, p. 97).

San Ignacio Guazú, la ciudad del fútbol


En la memoria colectiva de sus pobladores de San Ignacio Guazú, Misiones, aún perdura pese al tiempo los recuerdos del juego de la pelota con los pies de sus antepasados. Esta ciudad, ubicada al sur de Paraguay, con sus 404 años de vida, conserva sus raíces culturales e históricas. La Ministra de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), Mabel Causarano, explicó que existen registros desde el siglo diecisiete del juego de la pelota con los pies, en las Misiones Jesuíticas.

Fue durante el lanzamiento del documental Los Guaraníes inventaron el Fútbol, cuya realización estuvo a cargo de Marcos Ybáñez y la investigación de la historiadora Margarita Miró, en un trabajo conjunto entre la SNC, la Municipalidad de San Ignacio Guazú, en el marco del programa Ciudadela Cultural.

La Intendenta local, Adelma Salas, explicó que de acuerdo a  autoridades religiosas, intelectuales y otras personalidades, San Ignacio Guazú es la cuna del fútbol, la sede que dio nacimiento al fútbol mundial. Los que poblaron por primera vez la comunidad en la época de los jesuitas y los guaraníes, se divertían jugando al juego de la pelota con los pies, lo que con el tiempo se denominó fútbol. 

San Ignacio Guazú, Misiones, es la cuna del fútbol mundial, según el cura párroco de dicha ciudad, Antonio Betancor, Sj, quien afirma: “Lo queremos proclamar ante el mundo; el fútbol no nació en Inglaterra, sino aquí en la ciudad de San Ignacio Guazú”. El Provincial  de los Jesuitas en Paraguay, el padre Alberto Luna Sj, respalda esta teoría diciendo que es real y así lo prueban argumentos serios y responsables, con fuentes identificables plenamente, como documentos bibliográficos, pruebas testimoniales y acontecimientos que nos llevan a la misma conclusión: el deporte de dominar el balón con las piernas lo inventaron y practicaron los indígenas guaraníes en las Reducciones Jesuíticas, en la ciudad de  San Ignacio Guazú, Misiones. El ex futbolista y conductor del programa de TV Expedición Fútbol, Ramón Angel Hicks, dijo que los deportistas paraguayos están orgullosos por la rica historia de los Guaraníes y sus aportes al fútbol mundial. Hicks fue uno de los que con pasión se dedicó a investigar y mostrar la realidad de que el fútbol nació en Paraguay.


0 comentarios:

Publicar un comentario