21 dic. 2013


A partir de ayer, la Dirección de Cine y Espacio Audiovisual (DCEA), dependiente del Instituto de Cultura del Chaco, comenzó a difundir una serie de micros sobre contenidos socioculturales. Esta primer serie, que consta de tres capítulos de tres minutos cada uno, está dedicada a la historia de vida de Pedro Valquinta, último sobreviviente de la Masacre de Napalpí.

El micro podrá verse en el canal local de televisión, por las redes sociales y otros sitios de internet. Para esa producción se contó con el valioso aporte del Departamento de Cine indígena de la DCEA, a cargo de Juan Chico. El manejo de cámara estuvo a cargo de Rafael Medina y la edición la realizó Cristian Ice (ambos integrantes de la DCEA).

De esta manera, según explicó Rolando Ruiz, director a cargo de la DCEA, lo que resta del año y en el 2014 se busca “promover la producción audiovisual chaqueña”.

El último sobreviviente

Pedro Valquinta nació el 3 de mayo del año 1917 y oficialmente tendría 97 años, pero según su propio testimonio tiene más de 105 años. Juan Chico, encargado de la investigación sobre el tema, explicó que “en 2011, buscando información sobre lo ocurrido el 6 de septiembre de 1933 conocido como la Masacre de El Zapallar (hoy localidad de General San Martin), en unas de las entrevistas realizadas y preguntando sobre si el abuelo conocía algo sobre la Masacre de Napalpí, grande fue nuestra sorpresa cuando contó que él pudo sobrevivir a aquel trágico día del 19 de julio del año 1924”. Estos datos fueron corroborados por integrantes de su comunidad, tanto de personas mayores como jóvenes de su pueblo; un trabajo que duró más de tres meses hasta que se lo hizo público en el mes de mayo después de un trabajo exhaustivo.

Actuablemente, Pedro Valquinta vive en una casa que le fue entregada por el gobierno del Chaco, el pasado 5 de noviembre del 2012 en el Paraje Las Tolderías (Charata).

Entre los testimonios que podrán ver y escuchar en estos tres micros audiovisuales, Pedro Valquinta recuerda cómo sus mayores les decían durante la represión que saquen sus gorras en señal de rendición. “La policía ya nos disparaba y yo saqué mi gorrita también y lo levanté bien alto porque no queríamos pelear, sólo fuimos a buscar trabajo”, cuenta Valquinta.

“Pedro Valquinta sigue hoy ahí, firme, con su memoria intacta y al mismo tiempo es símbolo de la resistencia indígena que se niega a ser un pueblo del olvido; está ahí firme, como libro que espera ser leído pero que todos ignoran”, agregó Juan Chico.

0 comentarios:

Publicar un comentario