28 oct. 2013


*Por Soledad Maidana
Lo alternativo de sus conceptos musicales, la paz que transmite y la sonoridad de sus letras. Ésas podrían ser algunas de las principales cualidades que se le atribuyen. Tenue, en eje, pero con un estilo más crudo que en sus anteriores trabajos, Lisandro Aristimuño y su banda recorren el país presentando“Mundo Anfibio”, el quinto álbum y el más el directo, según él.

En medio de una atmósfera que pocos logran crear, el rionegrino la noche del viernes amansó al público que acudió al Teatro Vera, en Corrientes, a presenciar un show de más de dos horas. Ya había realizado el mismo espectáculo, el miércoles 23, en el Complejo Cultural Guido Miranda de la ciudad vecina de Resistencia. Ahora, sus próximos destinos serán Uruguay y Chile, mientras que en diciembre hará el cierre de su gira con una función en el Gran Rex. 

Si bien el objetivo en esta recorrida anfibia es el de dar a conocer su último disco –lanzado en abril del año pasado- el músico y cantautor aggiorna su espectáculo con una vasta recorrida de su repertorio y con una puesta interesante. Una pantalla gigante, y la conexión musical con las otras seis personas que están sobre el escenario hacen que cada pieza sea apreciable desde múltiples facetas.

Así, temas como Canción de Amor, Plug del Sur, Es todo lo que tengo y es todo lo que hay, Azúcar del estero, o La última prosa –todas de álbumes anteriores- fueron intercalados con el estilo más rockero y feroz que las guitarras eléctricas, las baterías y los tambores africanos le dan a la última obra. Entre ellos, Elefantes o Pozo, son dos de las canciones que permiten percibir esta costado renovado de Aristimuño.

Mundo anfibio

Con Mundo Anfibio, Lisandro Aristimuño mantiene su eclecticismo entre rock, pop y folk, y los coros siempre presentes, pero añade más sonidos electrónicos y, particularmente, sonidos de animales.

Sus letras responden más a temas sociales, y menos a tópicos más suaves y dulces, como estaba acostumbrado. Con metáforas basadas en el estilo de vida animal, el músico invita a una interpretación más directa de la realidad.

Su idea de una faceta anfibia la relacionó con el nacimiento de su primera hija, llamada Azul, a quien le dedica en este álbum la canción “Aunque no estés aquí”. Pero también, en reiteradas entrevistas, el compositor aseveró que esta concepción tiene mucha relación con la posibilidad demutar y revertir lo que el sistema dicta, y con la doble faceta que la sociedad impone entre el placer y la obligación.

Este disco fue nominado a los Grammy Latinos 2012 en la categoría de "mejor álbum de música alternativa¨ y gano en 2013 un Premio Gardel como mejor album rock pop alternativo.  Entre los instrumentos que juegan en este álbum se están  guitarras, batería, bajo, violón, cello, y charango.

0 comentarios:

Publicar un comentario