16 ago. 2013

La Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) recibió a la reconocida Psicóloga y Asistente Social, Eva Giberti, académica y militante de Derechos Humanos, y su equipo de trabajo. La cita se pactó con el objetivo de discutir y planificar actividades conjuntas, y contó con la presencia de miembros de la Dirección Provincial de la Mujer de la provincia del Chaco; la Decana, Prof. Delfina Veiravé; la Secretaria Académica, Mgter. Graciela Guarino; la Secretaria de Investigación y Posgrado, Mgter. Teresa Artieda y la Secretaria de Extensión, Capacitación y Servicios, Prof. Norma Bregagnolo.

La charla tuvo como eje central la problemática de las violencias y las posibilidades que ofrece la Facultad de Humanidades de formar profesionales con conocimiento sobre el accionar ante casos, sobre todo, de abuso sexual infantil. De esta forma, se convino en proyectar y planificar actividades conjuntas, en pos de formar y capacitar a diferentes personas relacionadas con la lucha contra las violencias, centrado sobre todo en la violencia contra niños de la primera infancia. De esta forma, Humanidades renueva su compromiso social con temáticas de gran sensibilidad, remarcando que el papel de la Universidad trasciende las paredes académicas.

El foco puesto en la protección de la infancia, parte de la amplitud de formación en esa área que ofrece la Facultad de Humanidades, y de la militancia en la materia del equipo encabezado por Eva Giberti. En este sentido, la psicóloga, coordinadora nacional del programa “Las víctimas contra las Violencias”, repasó en la charla los espacios de investigación y producción desde los entes educativos, la infancia, la minoridad y la familia que transitó junto a su equipo.

“Las estadísticas de violencia sexual, en Gran Buenos Aires, son pavorosas, pero nos faltan datos en otras provincias, nos falta trabajo”. En esta línea, Giberti afirmó que los docentes son los primeros en notar los abusos, que, en su gran mayoría, se sitúan en el núcleo familiar. “El sistema está armado para que el niño siga en esta situación. La episteme de la verosimilitud no entra en la cabeza de los jueces, no entienden que los chicos en las primeras infancias no tienen capacidad representacional de decir lo que les pasó. No hay gente capacitada por actuar rápidamente y poder proteger al niño lo antes posible”, destacó la invitada.

En este sentido es que surge la idea de poder armar un espacio de capacitación, formación y, sobre todo, entrenamiento. La posibilidad de ese espacio surge de la experiencia en otros ámbitos y provincias del equipo de Giberti, donde la metodología de trabajo tiene en su base conocer la realidad local, de forma prolongada e intensiva. “Nosotros dejamos claro que no somos escritorio en el tema de víctimas de violencia familiar, vamos a buscar las personas y eso es lo que promulgamos. Tenemos que pensar en el entrenamiento a agentes locales como otra forma de análisis, alejada de la clásica mirada de formación académica”, señaló la psicóloga.

En este marco, la Decana de Humanidades, Delfina Veiravé, abordó la posibilidad de coordinar espacios de trabajo y asesoramiento sobre todo en educación inicial. De esta forma, las autoridades presentes se comprometieron a diseñarlo, en colaboración con el equipo de Giberti y la Dirección Provincial de la Mujer de la provincia del Chaco. A modo preliminar, los presentes proyectaron este marco colaborativo como un dispositivo de formación en entrenamiento a docentes, alumnos y alumnas cercanos a las infancias.

0 comentarios:

Publicar un comentario