2 jul. 2013


Por Darwy Berti

El lunes 7 de marzo de 1977, en el hotel de Turismo de esta ciudad, Borges nos repitió lo que nos había dicho una década antes, pero aquella vez en el hotel Corrientes de la calle Junín; eso de que para él García Lorca “era más bien  un poeta menor”. En cambio, para el poeta correntino Florencio Godoy Cruz, para Pepe Cibrián Campoy (65) y para el resto de los mortales, parece que no es así. Al menos por estos pagos hispanoamericanos.

Como este asunto trata de una cuestión canónica  conviene transcribir literalmente el diálogo que mantuvimos con Jorge Luis Borges en el hotel de Turismo aquel 7 de marzo de 1977:

-Periodista: usted nos reiteró recién lo que nos había dicho hace una década aquí en Corrientes sobre García Lorca, eso de que Lorca era “más bien un poeta menor”, pero centrándonos ahora en la literatura argentina, ¿quiénes son para usted los escritores canónicos, los imprescindibles, del siglo veinte?

-Jorge Luis Borges: No tengo autoridad para dar los nombres de los autores argentinos contemporáneos imprescindibles, ya que no leo a los autores actuales; en este tiempo me he dedicado más bien a releer a ciertos autores preferidos.

Periodista: ¿Quiénes son esos “autores preferidos”?.

JLB: En la república Argentina hay nombres muy evidentes: por ejemplo Groussac, por ejemplo Lugones, por ejemplo Martínez Estrada, por ejemplo Capdevila… Admiro mucho la obra de Mallea, la obra de Manuel Mujica Láinez, la obra de Adolfo Bioy Casares, la obra de Silvina Ocampo… En esta lista lo que sobresale son los nombres no mencionados y uno queda como enemigo de los mencionados.

P.: Conversando recién sobre Paul Groussac usted dijo que escribe mejor que Lugones, ¿por qué Borges?

JLB.: -No hay ninguna duda: por economía verbal de Groussac. Lugones escribe bien pero para mí de un modo demasiado lujoso, para mí de un modo incómodo, de un modo vanidoso… Ese deseo de Lugones de que cada  epíteto fuera nuevo, esa voluntad de amonedar metáforas en cada verso corresponde a la vanidad…

Más allá del canon borgeano sobre la literatura hispanoamericana, y la argentina en particular, y de su relegamiento de García Lorca y de Lugones, hace poco nos enteramos (por la revista “Paparazzi” que acompaña la edición dominical del diario “El Litoral”), que Pepe Cibrián Campoy estuvo en Granada para tributarle un homenaje público a Federico García Lorca en su propia tierra. El homenaje consistió en la puesta en escena de su poema titulado “Marica”, en tono de reivindicación de una de las dos causas por las que fue fusilado por el franquismo el poeta granadino. También el poeta correntino, Florencio Godoy Cruz,  poco antes de morir, estuvo en la tierra natal de García Lorca, para tributarle su homenaje a este autor español del cual Borges nos aseguraba que era “más bien un poeta menor”.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario